Para tener células germinativas superiores a las heredadas, una Alimentación vegetariana, alcalinizante y equilibrada, posibilita la concepción de hijos con una constitución orgánica superior a la de sus papás.
Si estás planificando quedar embarazada: consumí una alimentación sana, bien combinada, equilibrada y natural. En el instante de la concepción, el organismo utiliza los nutrientes que están guardados en tus células y que fueron aportados por tu alimentación diaria.

Si estás embarazada, brindale al hijo que estás gestando, alimentos genuinos, naturales, libres de tóxicos, con todos los nutrientes indispensables: proteínas, hidratos de carbono, lípidos, vitaminas, minerales, oligoelementos, etc.
Todos estos nutrientes llegan al bebé a través de tu sangre, cuya calidad dependerá directamente de lo que comes todos los días.

Por eso, obviamente, mientras más pura y libre de tóxicos este tu sangre, mejor alimentado estará tu hijo, teniendo de esta manera, todos los materiales que necesita para formar su cuerpito.

Los cambios que se producen en tu cuerpo y en el del bebé en crecimiento, requieren un aumento de algunos nutrientes en la alimentación diaria, sin que esto implique que tengas que comer por dos.

Recordá que también existen otras vías de alimentación sumamente importantes, en esta etapa de la gestación:

  • a través de la piel, te alimenta el sol exponiéndote en las horas aconsejadas.
  • a través del aparato respiratorio, te alimenta el oxígeno y otros constituyentes del aire limpio.
  • a través del aparato psíquico, te alimentan los pensamientos positivos, esperanzadores, etc.

La calidad de vida intrauterina de tu hijo depende directamente detu alimentación
ANA LÍA AGUADO
Nutricionista Naturista